jueves, junio 30, 2022
Home ParámetrosTemperatura Expulsión de zooxantelas o blanqueamiento de corales

Expulsión de zooxantelas o blanqueamiento de corales

por Luis

Expulsión de zooxantelas o blanqueamiento de corales

Temperatura

Close-up de pólipos con señal de blanqueamiento

La temperatura rige el metabolismo de los habitantes del arrecife. Una leve disminución en la temperatura puede desacelerar su velocidad de crecimiento, pero un pequeño exceso del mismo puede provocar la expulsión de las zooxantelas en los organismos que dependen de ella para su subsistencia. Las zooxantelas son algas simbióticas dinoflageradas contenidas en el tejido de los corales, anémonas, almejas tridacnas y otros organismos fotosintéticos que habitan en el arrecife.

En presencia de la luz, las zooxantelas aportan a su huésped oxígeno y nutrientes en forma de glicerol, carbohidratos y aminoácidos. A cambio del oxigeno y los nutrientes aportados, las zooxantelas obtienen de su huésped nutrientes en forma de nitrógeno, fosfato y un abastecimientos constante de dióxido de carbono para su fotosíntesis. Las zooxantelas proveen a su huésped con cerca del 90% de la energía, que este requiere para su subsistencia, y la carencia de las mismas (zooxantelas), implica el eventual colapso de los organismos fotosintéticos que dependen de ellas.


Blanqueamiento de coral o “coral bleaching”

El blanqueamiento en los corales o “coral bleaching”, se refiere a la pérdida o expulsión de zooxantelas en las anémonas, corales y otros organismo fotosintéticos, así como también a la reducción de pigmentos en las zooxantelas, cuando estas expulsan las proteínas que caracteriza su coloración. En la naturaleza el blanqueamiento de los corales, ha estado asociado con el recalentamiento global, y en años recientes las zonas más afectadas han sido aquellas que, han estado bajo el efecto directo de los fenómeno climáticos denominados, el Niño y la Niña.

Causas de blanqueamiento de los corales en los acuarios

Coral elegante normal con zooxantelas

En nuestros acuarios, la expulsión de las zooxantelas por parte del huésped, y la pérdida o alteración de las proteínas que caracteriza el pigmento de las zooxantelas, pueden ser inducidos por el estrés, que usualmente es ocasionado por la contaminación del agua por metales pesados, infecciones virales, niveles inaceptables de salinidad y cambios bruscos en la temperatura o en la iluminación.

La temperatura, o mejor dicho el exceso de temperatura, es el mayor causante de la expulsión y alteración de las zooxantelas en nuestros acuarios, y esto ocurre muchas veces sin que nos demos cuenta por la siguiente razón: Muchos de nosotros habitamos en zonas tropicales, en donde la temperatura ambiente puede llegar y sobrepasar fácilmente los 28°C, durante la temporada de verano, y muchos de nosotros hemos oído que decir que 28°C, es todavía aceptable para un acuario de arrecife, lo cual es cierto, cuando los organismos contenidos en el acuario, son especímenes colectados en la planicie o la laguna interna del arrecife.

Coral elegante sin zooxantelas

Se puede decir que 28°C es todavía una temperatura tolerable para las anémonas, corales y macroalgas en el acuario, pero la temperatura ambiente no representa la temperatura del acuario, ya que los equipos eléctricos generan calor dentro del mismo. Podemos agregar 1°C por cada powerhead colocado dentro del acuario, y le podemos agregar 1ºC y hasta 2°C a la bomba que propulsa el filtro biológico y mecánico ubicado dentro del mueble del acuario. Asumiendo que hay solamente 2 powerheads y una bomba en línea, tenemos ya fácilmente 31 o 32°C dentro del acuario, y esto sin sumar el calor generado por las lámparas y sus balastros, y asumiendo que no existen otros equipos que utilicen bombas eléctricas para su propulsión, como el caso de los separadores de proteínas y reactores de calcio, etc.

El caso se puede agravar aún más, cuando la iluminación principal está provista por los llamados halogenuros metálicos o “Metal Halide”. Las bombillas de dichos sistemas de iluminación de por si generan ya bastante calor, pero el problema principal no radica en ellas, sino en los rayos infrarrojos que estos generan, los cuales pueden elevar la temperatura en varios grados centígrados en la superficie de los corales, anémonas u otros organismos colocados en la cercanía de la superficie del agua. 

Como verán, la temperatura puede exceder fácilmente los límites recomendados sin que nos enteremos, y aún cuando el límite no sea excedido, existe el problema de la fluctuación excesiva y constante de temperatura, ocasionada por el funcionamiento del sistema de iluminación y los powerheads durante el día, y la disminución de temperatura cuando estos no están operando durante las horas nocturnas. 

Para evitar las fluctuaciones de temperatura entre el día y la noche, ocasionados por el funcionamiento de del sistema de iluminación y los otros equipos del acuario, se puede instalar un controlador de temperatura, que puede mantener la temperatura seleccionada, con un margen de error de tan solo décimas de grados centígrados.

Artículos Relacionados

Deje su comentario