domingo, noviembre 27, 2022
Home Acuario de arrecife Cría de copépodos e isópodos en un acuario de arrecife

Cría de copépodos e isópodos en un acuario de arrecife

por Luis

Cría de copépodos e isópodos en un acuario de arrecife

Gobio mandarín

Gobio o pez mandarín “Synchiropus splendidus”

Los copépodos e isópodos conocidos también como “Pods”, es uno de los principales componente del plancton marino, y es quizás la biomasa de mayor tamaño en el planeta. Los pods son también indicadores biológicos, y su presencia nos puede informar sobre las condiciones o las características del medio en donde se encuentren. La existencia de los pods en un acuario de arrecife es una buena señal, y es un indicativo de que el sistema es capaz de mantener, especies muy delicadas de peces y corales, pero lamentablemente sus apariciones son breves, y su desaparición coincide normalmente con la limpieza o los mantenimientos en los acuarios previa a la introducción de los peces en el acuario.

A pesar de su comprobado éxito en la naturaleza, los copépodos e isópodos no logran establecerse en nuestros acuarios de arrecife por dos razones fundamentales: la presencia excesiva de depredadores, y la carencia de alimento en el acuario.

El hecho de que los peces se alimenten de los pods es deseable, pero tenemos que controlar la frecuencia de la alimentación, para evitar su extinción en el acuario. Es difícil moderar el hábito o la frecuencia de alimentación en los peces, porque ellos simplemente van a tomar todo lo que esté a su alcance, a menos que se imponga una barrera entre el pez y su alimento.


Refugios

Refugio en la parte trasera del acuario

Los copépodos se encuentran entre los organismos más exitosos de la naturaleza, y muchos se preguntarán que, porqué a pesar de nuestros esfuerzos, no logramos establecerlo en nuestros acuarios.

Los refugios en los acuarios de arrecife cumplen dos tareas fundamentales, una es permitir el crecimiento de macroalgas de forma controlada para fomentar la exportación de nutrientes, y la segunda es crear un habitad sin la presencia de depredadores, para fomentar la cría de crustáceos e invertebrados dentro del acuario.

Las personas que han tenido y acuarios de arrecife, y han pasado por el proceso de curación de las rocas vivas con anterioridad, habrán visto posiblemente pequeños estallidos o boom de “Pods” en sus acuarios, durante cierta etapa del ciclado de sus acuarios. Muchos se acordarán que los pods estuvieron presentes hasta que los peces fueron introducidos, y de seguro asumieron que la desaparición de los pods, se debió a la presencia de los peces. Para los que crean que la extinción de los pods se debe solo a la presencia de los peces, les puedo decir solo tienen parte de la razón, porque el resto se debe a nosotros.

Refugio en parte trasera del acuario con cultivo de Caulerpa y Separador de proteínas

En nuestro afán por aportar mejores condiciones para nuestros peces, corales y anémonas, siempre tratamos de limpiar el acuario lo mejor que se pueda, después del ciclado de las rocas vivas, y previo a la introducción de los peces o del cualquier invertebrado; y por eso, nos fajamos para que todo luzca impecable, para no dejar ni un solo rastro de diatomea o microalga en las paredes del acuario, y al hacer eso, despojamos a los pods de su principal y única fuente de alimentación. 

No podemos dejar de limpiar los vidrios del acuario, porque de lo contrario no podríamos ver lo que hay en su interior, pero los refugios que normalmente están ubicados en la parte posterior del acuario, no tienen porqué ser limpiados, y en su interior se pueden establecer complejas colonias de microorganismos compuestos por infusorios y rotíferos, que podrían servir de alimento para los pods o formar parte del plancton en el acuario. Aparte de los anterior, los vidrios y la superficie interna del refugio podrían servir de base para establecer siembras de algas verdes y coralinas, que bajo condiciones óptimas de iluminación, podrían abastecer los requerimientos alimenticios de todos los isópodos y copépodos del refugio.

Los copépodos e isópodos estarán presentes en el acuario, en el mismo momento en que introducimos las rocas vivas (asumiendo que las rocas vivas estén en buen estado para el momento de su introducción), y en realidad no tenemos que hacer nada para que se establezcan, salvo proveerles de un espacio aislado con buenas condiciones de iluminación, y mantenernos alejado de el para limitar nuestra intervención.


Obtención de cepas para cultivos de copépodos

Cultivo de copépodos

Cultivo de copépodos

La mayoría de las rocas vivas son colectadas en las planicies o lagunas internas del arrecife, y de ser así, sería casi imposible que las rocas no tuviesen isópodos y copépodos en su interior o sobre su superficie. Si usted vive en una zona tropical y tiene acceso al mar, la solución sería muy sencilla, pero de no ser así, tendría que recurrir a las tiendas especializadas en peces marinos en su localidad, y ponerse de acuerdo con el proveedor para que le informe sobre la llegada de rocas vivas “frescas” o recién importadas.

Otra cosa que puede hacer es pedirle “cordialmente” a su proveedor de peces, para que le guarde el agua contenido en el fondo de las bolsas de envío, y pedirle que lo coloque en el refrigerador (no congelador) hasta que usted llegue. Cuando vaya a la tienda a retirar el agua de las bolsas de envío, llévese una cava o cooler para transportar el agua, y procure ponerle bolsas plásticas con hielo en su interior para mantener baja la temperatura (12ºC~15ºC). El agua procedente del envío de las rocas vivas contendrá isópodos, copépodos y una gran variedad de larvas de crustáceos, camarones, langostas y demás organismos de la laguna interna, que serán idóneos para iniciar un cultivo dentro del refugio.

Adquisición de rocas vivas

Crecimiento de Macroalgas Verdes y Algas Calcareas Rojas sobre la superficie de la roca

Cuando vaya a comprar o adquirir las rocas vivas en su tienda local de acuario, trate de averiguar sobre la procedencia de las rocas, y de ser posible trate de estar presente cuando su proveedor los reciba. Es muy importante que la temperatura haya permanecido por debajo de 27°C durante el envío, para que las rocas vivas estén en buenas condiciones, porque la cantidad de microorganismos contenidos en las rocas y en el agua del envío, dependerá directamente de este factor. Procure obtener la las rocas vivas o la cepa para la siembra de los pods, en el otoño o la primavera para evitar las altas temperaturas, y acuérdese de ponerle hielo a su cooler o cava cuando lo vaya a transportar, para preservar los organismos en las rocas y el agua. 

Si por alguna razón las rocas y el agua del envío proveniente de las tiendas de su localidad, no contienen isópodos y copépodos, entonces tendrá que obtener la cepa por otros medios, y una alternativa sería comprar las cepas o semillas en una tienda especializada. En Estados Unidos existen empresas dedicadas exclusivamente a la comercialización de cepas de copépodos, microalgas y kits para refugio, el siguiente enlace lo llevará a una de esas tiendas, pero existen otras aparte de esta: Bulk Reef Supply

No estoy seguro si este tipo de empresas existan en otros países, pero de no existir, podrían probar en una facultad de biología de la universidad en su localidad para tratar de obtener la cepa. Ellos normalmente tienen cultivos de algas marinas, y deberían de tener copépodos, isópodos y anfípodos en sus tanques.


Galería de fotos

Isópodos y copépodos marinos

Cría de copépodos e isópodos marinos
Fotos de copépodos e isópodos en un acuario de cría con algas coralinas y microalgas verdes, y fotos de copépodos sobre las paredes del acuario de arrecife, en horas nocturnas, después de haber estado apagadas las luces por 30 minutos
>> Cría de copépodos e isópodos marinos

Artículos Relacionados

Deje su comentario